Kano, un kit basado en Raspberry Pi para montar un miniordenador

Con más de dos millones de unidades vendidas en todo el mundo, nadie puede negar que el proyecto de Raspberry Pi ha sido un éxito rotundo. Para el que aún no lo conozca, consiste en un pequeño ordenador, no más grande que una tarjeta de crédito, de precio reducido, y que además tiene tantos posibles usos como nuestra imaginación nos permita. Otra definición muy usada últimamente es la de crowdfunding o financiación en masa, que ha favorecido la obtención de ingresos para multitud de proyectos creativos a partir del público en general.

La unión de estos dos términos, ha ayudado a salir adelante a Kano, un proyecto basado en Raspberry Pi y financiado en Kickstarter gracias a más de 13.000 patrocinadores que han conseguido recaudar un millón y medio de dólares. Aunque muy versátil, tenemos que reconocer que los comienzos con una Raspberry Pi pueden ser un poco tediosos, más que nada porque hay que buscarse la vida para elegir la carcasa, los cables y fuente de alimentación, los accesorios, el almacenamiento, el software, etc…

Gracias a Kano esto ha terminado. Por 119 dólares, los responsables del proyecto ofrecen solucionar, en cierta medida, estos inconvenientes y presentan un kit con lo necesario para montar un miniordenador y empezar a usarlo en poco tiempo. El paquete contiene:

  • Una Raspberry Pi (modelo B)
  • Las instrucciones de montaje, ilustradas e intuitivas
  • Una tarjeta SD de 8GB con una distribución propia de Linux orientada a niños
  • Un pequeño altavoz
  • Un teclado con touchpad incorporado
  • Una carcasa transparente con tarjetas para personalizarla
  • Un juego de pegatinas
  • Los cables necesarios para funcionar. HDMI, USB para la alimentación (cada uno en un color más llamativo)
  • Una fuente de alimentación
  • Un módulo WiFi

Viendo el vídeo promocional podemos ver el proceso de unboxing del producto, además del rápido montaje del mismo, que según los responsables del proyecto es posible hacerlo en solo 107 segundos.

Si bien, por sí solo, es un producto muy llamativo, ya que ahorra algún que otro quebradero de cabeza al adquirir una Raspberry Pi y no tener que pensar en los accesorios necesarios para hacerla funcionar, hay además dos detalles muy destacables. En primer lugar el diseño, que aunque muy sencillo, es muy llamativo sobre todo por la utilización de colores muy intensos. Un teclado naranja, un adaptador WiFi en verde y unos cables en rojo y amarillo, que acompañan a la carcasa con partes intercambiables. En segundo lugar, destaca también, el sistema operativo Kano OS, basado en Debian Linux, que han desarrollado para la ocasión, con una interfaz muy sencilla, una instalación sin problemas, con actualizaciones y configuración de WiFi automáticas y con varios proyectos de codificación para todas las edades.

Share This Post

Recent Articles

Dejar un Comentario

© 2017 Blog de diseño grafico y desarrollo web – Pixeros.com. Todos los derechos reservados.