Del comercio tradicional al m-commerce, ¿cuál ha sido la evolución?

Las formas para llegar al consumidor final son cada vez más y más variadas. Cualquier nicho es una oportunidad para el pequeño y el gran comercio, que han visto, sobre todo en los últimos años, como resultaba cada vez más necesario adaptarse a los hábitos de vida, y por ende, de compra, de sus consumidores potenciales.

Desde el comercio tradicional a las ventas desde dispositivos móviles tipo smartphones y tablets, las empresas han recorrido un gran camino para adecuarse a las situaciones particulares de los clientes. Las nuevas fórmulas nos permiten eliminar fronteras de tiempo y espacio, facilitando las compras desde casa, las 24 horas del día. Pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

El avance de la informática facilitó la aparición de tiendas on-line a partir de los años 80. Curiosamente, el primer antecedente del comercio electrónico como hoy lo conocemos lo encontramos en 1971 cuando el ARPANET, la red de ordenadores encargada por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, fue utilizado para organizar una compra-venta de cannabis entre estudiantes del laboratorio de Inteligencia Artificial de Stanford y estudiantes de MIT.

El entorno web 2.0 en un primer momento, y las redes sociales después, permitieron avanzar lo que conocemos como el e-commerce, invitando a los usuarios de éstas a descubrir el sector de las compras por internet. Las empresas, conscientes de este gran nicho empresarial, apostaron por mejorar en términos de competitividad, trabajando en mejores diseños, facilidades de pago o aumentando la seguridad de las transacciones, todo orientado a lograr una mayor conversión.

La aparición (y masificación) de las redes sociales concluyó en lo que se ha englobado bajo el término social media. El objetivo de las empresas online se ha orientado desde entonces a trabajar sobre la fidelización del cliente, aunque, en ocasiones, ha supuesto más un disgusto que una alegría para algunas empresas. Por primera vez, la comunicación entre empresa y consumidor era bidireccional y el usuario, después de tantos años si posibilidad de comunicarse con las marcas, tenía mucho que decir.

Actualmente hemos entrado en una nueva época en el comercio electrónico, conocida como transmedia, y referida a la llegada del comercio online a soportes como tablets o smartphones. Una nueva vía de compra, englobada bajo el término m-commerce que, sólo en el año pasado, ha crecido un 115% gracias a la flexibilidad que este tipo de aparatos ofrece.

Los datos apuntan a que el sector del m-commerce seguirá en aumento en los próximos años, por lo que las empresas han encontrado en esta evolución lógica una nueva forma de conseguir más ventas. Comprar mientras esperamos el autobús o en la consulta del médico es posible y, de nuevo, cada vez son más empresas que apuestan por mejorar la experiencia de compra del usuario en terminales móviles. Con este objetivo, las grandes y pequeñas marcas reclaman cada vez más programadores de Apps para Iphone e Ipad, o para el sistema Android.

Con un sector de mercado del 23% del total de las compras online, pocas empresas se arriesgan a no estar presentes, sobre todo si tenemos en cuenta que la previsión para el 2015 es que, sólo en España, los usuarios realizarán compras mediante estos dispositivos con un valor de 6.000 millones de euros.

Y tú, ¿ya realizas compras desde tu teléfono móvil o tablet? ¿prefieres este tipo de comercio al e-commerce?

 

Share This Post

Recent Articles

Dejar un Comentario

© 2017 Blog de diseño grafico y desarrollo web – Pixeros.com. Todos los derechos reservados.